¿Por qué Contratar

un Abogado?


Quizás sus amistades le han recomendado un abogado de divorcios o un abogado civil,
o le han dicho que un abogado de oficio (o “Public Defender”)

― asignado por la Corte ― es suficiente y, por supuesto, mucho más barato.

 

Quizás usted ha pensado: “¿Qué es lo peor que me pueda pasar?”
Primero que nada, su arresto ya es record público y, en esta era de Internet, es accesible
a empleadores, amigos, arrendadores, y agencias gubernamentales como el FBI y el
FDLE (Florida Department of Law Enforcement).

 

Segundo, un arresto y un subsecuente dictamen de culpabilidad pueden resultar en lo
obvio: cárcel, prisión, o libertad condicional.

 

Finalmente, un arresto y dictamen de culpabilidad pueden causarle problemas
inmigratorios y costarle su estadía en este país ― si usted es residente,

visado, o no documentado.
 

Contratar un abogado que se dedique solo a divorcios o a reclamos civiles para manejar
su caso criminal es como ir al oculista para sacarse una muela, ya que la área de
defensa penal es muy especializada y cambia con cada dictamen de la Corte Suprema, o
con cada nueva ley pasada por la legislatura o el Congreso.

 

Como dice el refrán: “Al pan, pan; y al vino, vino.”
Nosotros estamos al tanto de las dificultades económicas que aún se complican cuando
usted o alguien de su familia es arrestado. Para muchos, es un gran sacrificio poder
contratar a un abogado de experiencia.

 

Sin embargo, la alternativa si sale cara ― quedarse con un abogado de oficio o “Public
Defender” que quizás no hable Español, que esta agobiado con más de 300 casos, y que
apenas no tenga tiempo de contestar una simple llamada de teléfono.

 

Recuerde que su libertad, o la libertad de su familiar, no tienen precio.
 

 Yo personalmente

atiendo a mis clientes y les

dedico el tiempo y atención  

que su caso merece.

 

Deje de preocuparse.

Yo puedo ayudar.